Nuevo Informe Muestra lo que tiene que saber sobre El Publicano Y El Fariseo y por qué razón tienes que actuar el día de hoy

Por admin

Contenido

el publicano y el fariseo

A la parábola de la viuda y el juez sigue el día de hoy la parábola del fariseo y el publicano. La parábola del fariseo y el publicano en Lucas 18, nos enseña varios sobre el orgullo, la humildad y….la disparidad. Aun nos da un mejor comprensión sobre uno de los más importantes chillidos de batalla de la Reforma Protestante – “sola gratia” o “solo por felicidad”. Jesús utilizó múltiples métodos para enseñarnos su palabra, en estas enseñanzas iremos viendo las parábolas, las diferentes parábolas que empleó Jesús para entender mejor su mensaje. Siempre cerca de Él se juntaban todo tipo de personas y mediante parábolas les hacía comprender.

Es mejor que el resto, a quienes caracteriza como ladrones, injustos, adúlteros, y publícanos. ¿Qué mucho más puede soliciar de Dios que el prominente estatus que goza? Su sentido sobrecargado de si mismo le divide, no solo de otros, sino más bien de Dios.

El Fariseo Y El Publicano (lc 18,9

Leer mas sobre software cuidado aqui.

Asi que aqui poseemos esta parabola donde nos muestra a 2 hombres, 2 frases y dos resultados. En realidad, muchas de las cosas que hace son buenas. Sin embargo, sus frases son menos aceptables para Dios, ya que él confía en su rectitud, mientras que el recaudador de impuestos se confía completamente a la misericordia de Dios. Uno está apoyado en Dios; el otro está centrado en sí. Esta es una hermosa joya, una parábola cuyo término nos brinca desde la página. Sin embargo, siempre y en todo momento habrá más que estudiar si oramos con ella y le solicitamos a Jesús que nos revele sus escondidas profundidades.

La Actitud Que Marca La Diferencia ..

A los publicanos no les quedaba otra opción alternativa que tener relaciones con personas de “su condición”, gentes a las que los líderes judíos consideraban -también- pecadores y viles. Observemos que en el evangelio los “publicanos y los pecadores” son convocados en conjunto (5, 30; 7, 34; 15, 1). En el momento en que el fariseo y el publicano van a orar al Templo, no van a encontrarse con Dios en un espacio alguno. Presentan al Señor su plegaria en exactamente el mismo campo de la presencia divina, en el lugar mucho más sagrado del judaísmo.

  • Los atrios del templo de Jerusalén, llenos del tumulto de un tráfico profano, representaban con mucha exactitud el templo del corazón,contaminado por la presencia de las pasiones sensuales y de los pensamientos profanos.
  • El publicano no merece estar en presencia de Dios, pero Dios le imputa merecimiento – le concede estatus de merecedor – le trata como merecedor.

Enfrente de Dios el hombre no puede vanagloriarse de nada. El entender de la Ley se encontraba guardado para la clase privilegiada de los redactes, entre aquéllos que había quienes eran singularmente meticulosos y eran conocidos como fariseos. No era fácil que la multitud ordinaria conociera la ley como la conocían los fariseos, ya que para esto se requería bastante estudio desde la infancia.

el publicano y el fariseo

No proceder a Jesucristo por medio de la fe y el arrepentimiento, hace que la vida este esclava a los deseos carnales que batallan en el alma. Cristo vino a traer luz en la mitad de las tinieblas, sino cambiamos vamos a morir en nuestros pecados. El fariseo creía que era especial y que no precisaba la ayuda de Dios, pero el publicano sabía que no era especial y que precisaba la ayuda de Dios. Esta parábola, por lo tanto, exhibe la relevancia que tiene la humildad y el arrepentimiento en contraste con la soberbia.

el publicano y el fariseo

Leer mas sobre estilodevidavegano.com aqui.

Quien se exalta frente a el resto, quien evalúa -y desdeña- a el resto, se condena a la soledad. Muchas veces Jesucristo charló en parábolas o historias usando escenarios familiares, y con cierta frecuencia habló acerca de distintas segmentos de la población. que los que han nacido de nuevo, no viven más en el pecado. Esos a quienes el cielo reconoce como santurrones son los últimos en alardear de su bondad. Cuanto más nos acerquemos a Jesús, y mucho más precisamente apreciemos la pureza de su carácter, más exactamente discerniremos la excesiva pecaminosidad del pecado, y menos nos vamos a sentir inclinados a ensalzarnos a nosotros mismos. 238.1 – “Entre los gobernantes romanos que había en Palestina, los más odiados eran los publicanos… Un judío que aceptaba este cargo de mano de los romanos se consideraba como traidor a la honra de su nación.

En ocasiones no puedo eludir sentirme éticamente superior y mucho más santo que otros o aun que un individuo alguna, por más que lo intente. Siento que tacho toda la lista de cotejo, a diferencia de otros. Humildemente, solicito luz para ver y sentir las raíces profundas que el orgullo tiene en mi corazón, y para recibir la alegría de la verdadera humildad.

Lea mas sobre software-cuidado aqui.

El orgullo tomó una apariencia espiritual que oculta un pecado de soberbia, bien difícil de sanar, ya que está llena de buenas proyectos no para la gloria divina. Él reconoció que era un pecador y le pidió a Dios clemencia, y fue justificado. La lección es que el publicano salió para su casa justificado . Los publicanos, por otro lado, eran considerados hombres inmorales.

El fariseo es inútil de mirarse internamente y contemplarse a los ojos de Dios. Es inútil de discernir en sí aquello de lo que debe transformarse y comprender aquello en lo que debe aprobarse. Pelea por la perfección pero su corazón está cerrado a la clemencia de Dios. El, con su sola fuerza cree que logró la perfección y desdeña a los imperfectos.

el publicano y el fariseo

el publicano y el fariseo

Acerca del autor

admin

Leave a Comment