El nacimiento de El Publicano Y El Fariseo

Por admin

el publicano y el fariseo

Pero la diferencia entre estas 2 personas reside en su condición—la que es un resultado de su propia opinión de sí mismos. Dios mora en la raza humana, y a través de la alegría salvadora, el corazón del hombre es de nuevo su templo. Dios deseaba que el templo de Jerusalén fuese un testimonio continuo del sobresaliente destino brindado a cada alma. Pero los judíos no habían comprendido el concepto del edificio que consideraban con tanto orgullo. No se entregaban a sí mismos como santuarios del Espíritu divino. Los atrios del templo de Jerusalén, llenos del tumulto de un tráfico profano, representaban con mucha precisión el templo del corazón,contaminado por la presencia de las pasiones sensuales y de los pensamientos profanos.

el publicano y el fariseo

Leer mas sobre software tintorerias aqui.

Letrael Fariseo Y El Publicano

Siendo consciente de ser un pecador solicita “piedad” y confiesa así la clemencia de Dios. Leemos en los textos traducidos que uno era “fariseo”; sin embargo en el producto original asegura que “uno era de la secta de los justos”. Este es grupo dentro de los fariseos que se caracterizaba por ser mucho más estrictos en lo que se refiere al cumplimiento de las reglas religiosas de la temporada. O sea que se trataba de un fariseo de Jerusalén, de una secta “distinguida”. Por otra parte nombra al publicano; recordemos que los publicanos eran escogidos por el procurador romano de la zona para recaudar impuestos para el Emperador de Roma.

Varias personas suponen que pueden ser justificadas—ser rectas, justas e inocentes enfrente de Dios—haciendo las buenas proyectos concretadas en la ley. Esta era la actitud del fariseo, pero de todas formas el que fue justificado por la clemencia de Dios fue el publicano. “2 hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo, y el otro publicano”. El fariseo sube al templo a venerar, no pues sienta que es un pecador que precisa perdón, sino por dado que se cree justo, y espera ganar loas.

El Fariseo Y El Publicanos

Porque ser bueno es no echar la culpa a los demás, ni si bien la tengan. Yo pensaba este hombre deseaba despertar su corazón frente Dios, más allá de que lo tenía ahora despierto. Sabía que hay Dios y que Dios podía poner su historia en movimiento. El templo de Dios no es para él un lugar de justificación de lo que hay , sino un espacio de reconocimiento y cambio. “Señor, sé misericordioso conmigo, que soy un pecador”. Creo que no debo retirarme de mi rincón de oración sintiéndome complacido/a de que no soy como el fariseo.

el publicano y el fariseo

Los fariseos eran una especide de secta en la religión judía muy reconocida, una forma de partido de renombre y también importancia; Mientras que los saduceos representaban lo que pudiésemos decir el partido del templo. Esta es una situación obvia en la que el hombre reconocía su culpa y se quedaba a lo lejos. Él reconocía sus errores y le solicitaba a Dios clemencia.

el publicano y el fariseo

Van dando siempre excelente ejemplo, tal y como si fuera responsable de que el resto vean a través de él la necesidad de la religión. Precisamente, está presto a realizar “proyectos de caridad”, pero solo para que le vean. De ahí que anda espiando y viendo el momento en que puede venir a la plaza y realizar una obra buena, con bombo y platillo, calculando el beneficio que ella puede ofrecerle. Transporta una contabilidad espiritual, pero mucho más ante los hombres que frente Dios. Resulta bien difícil tener un juicio ecuánime sobre los fariseos, en tanto que ellos fueron objeto de fuerte polémica, por parte de otros grupos de judíos y, sobre todo, por parte de los cristianos.

el publicano y el fariseo

La narración que nos encontramos aprendiendo está inserta en el viaje de Jesús a Jerusalén, pero asimismo se muestra cercada de una sucesión de episodios que nos dejan dibujar mejor los matices de la humildad. La palabra “humildad” procede de la raíz latina “humus, humilis” que significa “tierra”. Literalmente es humilde quien “tiene los pies en la tierra” o quien “tiene los pies en el suelo”; es decir, aquel que es realista en frente de la vida. Es humilde aquel que tiene la sana capacidad de verse a sí mismo como es, que jura contemplar a el resto como son, y que quiere ver la realidad como se muestra. Antes de continuar adelante convendría determinar, concisamente, el significado del término “humildad”.

No es malo, es preferible que los anteriores, pero todavía no desea a Dios por sí mismo, sino le obedece por el hecho de que tiene temor al castigo. Es un fariseo pequeño, ya que piensa que Dios es pequeño y que nos quiere tener sometidos. Los cristianos lo hacen on-line mesiánico-universal, los fariseos on-line legal-nacional. Es lógico que los cristianos critiquen a los fariseos, pero lo hacen casi siempre “desde dentro”, o sea, oponiéndose al riesgo de farisaísmo de nuestra iglesia. Entre las acusaciones de los cristianos contra los fariseos está la de fijarse en las tradiciones de pureza de los “presbíteros o jubilados” de Israel, considerablemente más que en la Escritura (cf. Mc 7). Judaísmo rabínico y cristianismo forman 2 ramas del único árbol de Israel.

Leer mas sobre estilodevidavegano.com aqui.

La primera cosa que apreciamos es que su oración es cortísima y simple. Lucas sabe que sus leyentes aprenden a rezar y ofrece oraciones fáciles y perfectas. Frente a Dios se reconoce pecador sin clasificarse con relación a el resto “el peor de todos” o un pecador “promedio”. Enfrente de Dios somos todos hermanos, todos formamos parte de la misma situación humana.

el publicano y el fariseo

Existía el ayuno opcional, unos cuantos ocasiones por semana, los lunes y los jueves; el fariseo de la parábola ejercita este último ayuno. Con lo que ve al diezmo, este se tenía que abonar a los sacerdotes, de todo cuanto se adquiriera, el fariseo de la parábola lo paga de todas sus ganancias. Ayuno y diezmo son actos externos que no siempre prueban la predisposición íntima del corazón. El fariseo de la parábola se hace justo con sus proyectos, pero su justicia no es precisamente la que Dios desea.

Lea mas sobre software-transporte aqui.

el publicano y el fariseo

Rate this post

Acerca del autor

admin

Leave a Comment