El misterio no revelado de Ezekiel

Por admin

ezekiel

Y tu hermana mayor es Samaria, ella y sus hijas, que habitan al norte de ti; y tu hermana menor es Sodoma con sus hijas, la cual habita al sur de ti. Hija eres tú de tu madre, que desechó a su marido y a sus hijos; y hermana eres tú de tus hermanas, que desecharon a sus maridos y a sus hijos; vuestra madre fue hetea, y tu padre amorreo. “Y sucedió que tras tu maldad (¡ay, uy de ti! afirma Jehová el Señor), te edificaste sitios altos, y te hiciste altar en todas y cada una de las plazas. En toda cabeza de sendero edificaste sitio alto, y asimismo hiciste abominable tu hermosura, y te ofreciste a cuantos pasaban, y multiplicaste tus fornicaciones. Y fornicaste con los hijos de Egipto, tus vecinos, gruesos de carnes; y aumentaste tus fornicaciones para enojarme. Y aun no anduviste en sus caminos, ni hiciste según sus abominaciones; antes, tal y como si esto fuera poco y poquísimo, te corrompiste más que ellas en todos tus caminos.

Leer mas sobre control de proyectos aqui.

¿qué Hacemos Con Los Dones Que Dios Nos Da?

Y yo te juzgaré por las leyes de las adúlteras, y de las que vierten sangre; y traeré sobre ti sangre de furia y de celos. A todas las prostitutas les dan dones; mas tú diste tus dones a todos tus enamorados; y les diste presentes, a fin de que de todas y cada una partes se llegasen a ti en tus fornicaciones. Por tanto, hete aquí que yo extendí contra ti mi mano, y disminuí tu provisión ordinaria, y te entregué a la intención de las hijas de los filisteos, que te aborrecen, las que se abochornan de tu camino deshonesto.

“Por tanto, hete aquí que yo extendí contra ti mi mano, y disminuí tu provisión ordinaria, y te entregué a la intención de las hijas de los filisteos, que te detestan, las que se avergüenzan de tu sendero deshonesto. Fornicaste asimismo con los asirios, por no haberte saciado; y fornicaste con ellos y tampoco te saciaste. Multiplicaste asimismo tu fornicación en la tierra de Canaán y de los caldeos, y tampoco con esto te saciaste. (27-29) Los amantes extranjeros se vuelven contra Jerusalén, la ramera. Hay poca o ninguna evidencia arqueológica de sacrificio de pequeños entre los israelitas de este periodo. Esto significa que o bien la práctica fue muy extraña o se ocultó aplicadamente.

Word Count Of 0 Translations In Ezequiel 16:9

Leer mas sobre cuantoviven.org aqui.

Por consiguiente, hete aquí que yo extendí sobre ti mi mano, y disminuí tu provisión ordinaria, y te entregué á la voluntad de las hijas de los Filisteos que te detestan, las que se avergüenzan de tu camino deshonesto. Y fornicaste con los hijos de Egipto, tus vecinos, de grandes carnes; y aumentaste tus fornicaciones para enojarme. Y sacrificaste mis hijos, y dístelos á ellas a fin de que los hiciesen pasar por el fuego. BLA 8 \\\’Entonces pasé a tu lado y te vi, y hete aquí, tu tiempo era tiempo de amores; extendí mi mantón sobre ti y cubrí tu desnudez.

ezekiel

Te hice juramento y entré en pacto contigo\\\’declara el Señor DIOS”y fuiste mía. Y creciste, te hiciste grande y llegaste a la plenitud de tu belleza; se formaron tus pechos y medró tu pelo, pero estabas desviste y descubierta.

ezekiel 16:4

Vivo yo, dice el Señor JEHOVÁ, Sodoma tu hermana, con sus hijas, no hizo como hiciste tú y tus hijas. El profeta Ezequiel se encontraba en Babilonia entre los israelitas, los que rechazaron creer que Dios podría haber tolerado similar situación de exilio. ¿De qué manera podría el pueblo elegido de Dios — los hijos predilectos de YHWH — encontrarse en medio de tal desastre? En el capítulo 16, Ezequiel responde a su negación de la realidad con el capítulo mucho más largo del libro, contando una alegoría de la narración de Israel. que prosiguieron prestando servicio en mi templo en el instante en que los israelitas se apartaron de mis caminos, sí van a poder arrimarse a mí para servirme. Ellos van a poder presentarse ante mí para ofrecerme la grasa y la sangre de los sacrificios.

Vivo yo, afirma Jehová el Señor, que Sodoma tu hermana y sus hijas no hicieron como hiciste tú y tus hijas. Y acordarte tienes que tus caminos y te avergonzarás, en el momento en que vas a recibir á tus hermanas, las mayores que tú con las inferiores que tú, las que yo te voy a dar por hijas, mas no por tu pacto. Y Samaria no cometió ni la mitad de tus fallos; pues tú multiplicaste tus abominaciones mucho más que ellas, y has justificado á tus hermanas con tus abominaciones que hiciste.

a fin de que te acuerdes y te abochornes, y nunca mucho más abras la boca, gracias a tu vergüenza, en el momento en que yo perdone todo cuanto hiciste, afirma Jehová el Señor. Antes yo tendré memoria de mi pacto que concerté contigo en los días de tu juventud, y estableceré contigo un pacto sempiterno. Sufre tú el castigo de tu lujuria y de tus abominaciones, afirma Jehová. De esta forma asimismo ahora llevas tú la afrenta de las hijas de Siria y de todas las hijas de los filisteos, las que por todos lados te desprecian. Quemarán tus casas a fuego, y van a hacer en ti juicios en presencia de muchas mujeres; y de esta manera haré que dejes de ser ramera, y que ceses de prodigar tus dones.

te edificaste sitios altos, y te hiciste altar en todas las plazas. Y tomaste de tus vestidos, y te hiciste distintos sitios altos, y fornicaste sobre ellos; cosa afín jamás había sucedido, ni va a suceder mucho más. Y pasé yo otra vez junto a ti, y te miré, y hete aquí que tu tiempo era tiempo de amores; y extendí mi mantón sobre ti, y cubrí tu desnudez; y te di juramento y entré en pacto contigo, afirma Jehová el Señor, y fuiste mía. Te hice multiplicar como la yerba del campo; y creciste y te hiciste grande, y llegaste a ser verdaderamente hermosa; tus pechos se habían formado, y tu pelo había crecido; pero estabas desviste y descubierta. (53-59) una promesa de restauración para Jerusalén y sus hermanas.

ezekiel 16:4

Esta puede ser la forma de Dios de decir que aun si la práctica era extraña, era una abominación para él. “Pero confiaste en tu belleza, y te prostituiste a causa de tu renombre, y derramaste tus fornicaciones a cuantos pasaron; suya eras. Mi pan asimismo, que yo te había dado, la flor de la harina, el aceite y la miel, con que yo te mantuve, pusiste enfrente de ellas para fragancia interesante; y fue así, asegura Jehová el Señor. Desde la visión de un nuevo pacto, es asombroso pensar y creer que disponemos aún considerablemente más en Jesucristo que Israel en el momento en que fueron bendecidos bajo el viejo pacto.

Lea mas sobre programa-transporte aqui.

ezekiel 16:4

ezekiel

Rate this post

Acerca del autor

admin

Leave a Comment