Novena a Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa

prayer to the virgin of the miraculous medal

Novena de la Medalla Milagrosa

En el siglo XIX, París fue devastada por un trágico brote de cólera, y los parisinos morían por cientos. Sin embargo, muchas recuperaciones se atribuyeron a Nuestra Señora de la Medalla. A medida que la Medalla Milagrosa fue creciendo en popularidad, la gente comenzó a rezar cada vez más a Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa cuando estaba enferma, para sanar o para obtener una gracia especial de Ella.

A partir de esta historia se creó La Novena de la Medalla Milagrosa. Se dice que llevar la medalla con pasión trae gracia y mantiene a la Virgen María cerca de nosotros. Oramos con confianza en tu poderosa intercesión, que muchas veces manifestaste con tu Medalla Milagrosa; te suplicamos humildemente que nos obtengas las gracias que te pedimos con esta novena.

prayer to the virgin of the miraculous medal

La hermana Catharine nació el 2 de mayo de 1806 en Fainles-Moutier, cerca de Dijon, y en el bautismo recibió el nombre de Zoe. Desde sus primeros años sintió atracción por la vida religiosa.

Únase a nosotros mientras rezamos esta novena perpetua de la medalla milagrosa todos los lunes en nuestro santuario

Encontró una obstinada resistencia de su padre porque, a causa de la temprana muerte de su madre, parecía indispensable en casa. Para sacar de su mente la idea del claustro, su padre la envió a París, donde uno de sus hijos tenía un restaurante. París simplemente despertó en Zoe un aborrecimiento por los caminos del mundo.

Lo que puede parecer una mera repetición en una novena es en realidad un acto continuo de fe y esperanza en nuestro Dios amoroso. Este panfleto narra la historia de las apariciones de María a Santa Catalina Labouré y el deseo de María de otorgar bendiciones a todos aquellos que las piden. También incluye la novena a Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, el Acto de Consagración a Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, una oración por la curación y otras oraciones. Recibe la santa medalla, llévala con fe y manéjala con devoción, para que la Santísima e Inmaculada Reina del Cielo te proteja y defienda. Y como ella está siempre dispuesta a renovar sus maravillosos actos de bondad, que ella obtenga para ti en Su misericordia todo lo que humildemente pidas a Dios, para que tanto en la vida como en la muerte puedas descansar seguro en su abrazo maternal.

También le comunicó a Catalina su deseo de que se le rezara. Hace algunos años, perdí el folleto y no lo he vuelto a ver desde entonces. Pero es una devoción que ha existido durante muchos años. Podrías horarios de misas en usa adivinar lo preciosa que fue esa oración para mí mientras meditaba en mi corazón la experiencia que tuve esa noche. Esta niña predilecta fue la venerable Hermana de la Caridad, Catharine Laboure.

prayer to the virgin of the miraculous medal

Al rezar a la Madre de Jesucristo, el más grande de todos los santos, le pedimos su intercesión ante el Señor. La Virgen María nos recordó cuánto estaba dispuesta a obtener para nosotros numerosas gracias durante sus apariciones a Catalina Laboure. Ella le dio a Catalina instrucciones para decorar la Meda, que ha estado protegiendo a muchos católicos durante casi dos siglos.

prayer to the virgin of the miraculous medal

“Pero”, podríamos preguntarnos, “¿Dios no conoce nuestras necesidades incluso antes de que las pidamos? ¿No es suficiente orar una vez por algo?” Aunque creemos en el amor de Dios por nosotros, a veces debemos recordarnos esto. Aunque sabemos que estamos en las manos de Dios y que Dios no nos dejará ir, a veces necesitamos tranquilidad.

El padre finalmente cedió y a la edad de veinticuatro años se le permitió tomar el hábito religioso en el convento de las Hermanas de San Vicente en Chatillon-sur-Seine. Virgen Madre de Dios, María Inmaculada, nos dedicamos y consagramos a ti bajo el título de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa. Que esta Medalla sea para cada uno de nosotros un signo seguro de tu afecto por nosotros y un recordatorio constante de nuestros deberes hacia ti.

Obtén para nosotros, tus hijos, la gracia de una muerte feliz; para que, en unión contigo, podamos disfrutar de la dicha del cielo para siempre. Recuerda, oh misericordiosa Virgen María, que nunca se supo que quien huyó a tu protección, imploró tu ayuda o buscó tu intercesión, se quedó sin ayuda. Inspirado por esta confianza, vuelo hacia ti, oh Virgen de las vírgenes, mi ¡Madre! Oh Madre del Verbo Encarnado, no desprecies mis peticiones, pero en tu misericordia, escúchame y respóndeme.

Bendita María Siempre virgen, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la casa de las horas de la muerte. La tradición de rezar novenas tiene sus raíces en los primeros días de la Iglesia. Los cristianos siempre han orado por diversas necesidades, confiando en que Dios escucha y responde a las oraciones. La palabra “novena” deriva del término latino “novem”, que significa nueve.

  • Obtén también para mí un espíritu de oración y abnegación para que pueda recuperar por la penitencia lo que he perdido por el pecado y por fin alcanzar esa morada bendita donde eres la Reina de los ángeles y de todos los hombres.
  • ¡Obtén para nosotros entonces / un profundo odio al pecado / y esa pureza de corazón / que nos unirá solo a Dios / para que todos nuestros pensamientos, palabras y acciones!
  • El frente de la medalla representa a María de pie sobre un globo terráqueo, con la cabeza de una serpiente debajo de sus pies.
  • / [Aquí, en privado, formula tus peticiones.] Tú lo sabes, oh María, ¡cuántas veces nuestras almas han sido santuarios de tu Hijo!
  • Obtén entonces para mí un profundo odio por el pecado y esa pureza de corazón que me unirá solo a Dios para que cada pensamiento, palabra y acción de mi pueda tender a Su mayor gloria.

Siempre que lo usemos, seamos bendecidos por tu protección amorosa y preservados en la gracia de tu Hijo. Oh Virgen más poderosa, Madre de nuestro Salvador, mantennos cerca de ti en cada momento de nuestra vida.

Oh Virgen Madre de Dios, María Inmaculada, nos dedicamos y consagramos a ti bajo el título de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa. Oh Virgen Poderosa, Madre de Nuestro Salvador, mantennos cerca de Ti en cada momento de nuestra vida. Gracias por esta novena, acabo de concluir mi noveno día hoy. Le pido a Dios que tenga piedad de mí y de mis oraciones y me conceda mis humildes peticiones, por intercesión de la Madre María, Amén.

Acerca del autor

admin

Leave a Comment