Comentarios sobre Elias En La Gruta

Por admin

Contenido

elias en la cueva

La comida sobrehumano lo sostuvo por 40 días y noches, y viajó los 120 km hasta Horeb, el monte Sinaí, donde Dios había revelado su ley, que incluía los diez mandamientos. Ahora mismo le enseñaría a Elías algo más de su naturaleza. Observando, pues, el riesgo, se levantó y salió para salvar su crónica, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado. Subió Lot de Zoar y habitó en los montes, y sus 2 hijas con él, en tanto que tenía temor de quedarse en Zoar. Y habitó en una gruta, él y sus 2 hijas.

elias en la cueva

Y en este momento dile, es mucho más, a veces yo soy difícil. Entonces, él le echa la culpa a el resto, está metido en la gruta con una forma de pensar de víctima. Si nosotros proseguimos con mentalidad de víctima nunca nos marchamos a alzar a salir adelante. El Señor le pregunta ¿qué haces aquí, Elías? Y él asegura, “No es mi culpa, es culpa del resto.” Si él solo hubiera dicho, “Señor, he fallado. Pero él no logró eso, él dijo, culpa de ellos y yo soy inocente.

La Cueva De Elías

Recibe la palabra profética todos y cada uno de los días en tu correo. Levanta tus manos y reconoce enfrente de Dios en tus propias expresiones, hable con él de forma delicada, cuéntale, mira francamente tu culpa y pídele perdón. Y pídele perdón por haber echado la culpa a otra gente. Dile, yo renuncio a la inclinación de echar la culpa a el resto.

En este punto Dios decide reemplazarlo por Eliseo. Sin importar un mínimo lo más mínimo qué situación ocupas en la iglesia, en tu trabajo o en tu hogar, va a haber momentos en que buscarás encerrarte en una gruta. Lo que esto significa es que va a haber ocasiones en todo deseas escapar de todo y de todos; huír de la realidad presente y ocultarte. Lamentablemente, actualmente hay cristianos que están asilados en gruta, ya sea por miedo, por indecisión, por resentimiento, por amargura o por cualquier razón que sea.

Las curaciones de Jesús han surgido de su contacto con los enfermos, pero ellas se inspiran en las historias de Elías y Eliseo, profetas atractivos, sanadores de enfermos. Es realmente posible que el mismo Jesús, al principio de su actividad, estuviese intentando localizar al primer Elías, vinculado al sacrificio del Carmelo y al fuego de Dios, lo mismo que como Juan Bautista). Pero después, en la enorme experiencia de su bautismo, Jesús descubrió al verdadero Dios, como Elías en el Monte Horeb, d como brisa despacio (espíritu de vida), en las aguas del Jordán. Amigo, no te quedes mucho en la cueva pues tu visión se turbará y tu fuego se apagará ¡Sal fuera! Rompe tu techo, mira las estrellas, y Dios se te revelará en un silbo apacible y particular. Él te confortará, te alentará y te dará reglas para proseguir recorrido.

elias en la cueva

Frecuentemente sirve para referirse al rincón donde uno vive pues sirve de cobijo, o a veces donde uno desea vivir en el instante en que las cosas van mal. Hay quienes continúan en sus amarguras, miedos, rencores, etcétera. Hay que salir de precisamente exactamente las mismas si bien, de pronto, nos encontremos con las manos vacías. El vacío que llena el viento, el terremoto y el fuego, no quiere decir que Dios no se realice presente. Lo efectúa, sí, en el instante en que salimos animados por la prueba de su presencia. Observamos en Elías que los éxitos en la vida no excluyen las etapas de derrota.

elias en la cueva

Leer mas sobre compra venta automoviles aqui.

elias en la cueva

Y aquellos cinco reyes habían huido y se habían escondido en la cueva de Maceda. “…Y en el momento en que lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto y salió, y se puso a la puerta de la cueva. Y hete aquí vino a él una voz diciendo, “¿Qué haces aquí, Elías?

“Santos, observamos en el versículo 15 de qué forma el Señor le dijo a Elías que regresara por exactamente el mismo sendero. Este pasaje es esencial por dado que al paso que salimos de nuestras cuevas, el Señor asimismo nos está llamando a regresar. Debemos regresar de la misma manera que venimos para vencer al enemigo y redimir la tierra que fue ocupada ilegalmente por el enemigo”. Deseo que consigas cumplir tus propósitos en ese rincón por medio de mi vida, y si en esta mañana tu quieres mencionarle, sí Señor, úsame allí hasta en el momento en que tu sepas.

Leer mas sobre cuantoviven.org aqui.

Tras comer por segunda vez (Novedosa Alianza y signo de la fuerza de la Eucaristía.) el profeta emprende el camino hacia el monte Horeb, a lo largo de cuarenta días. En un comienzo vemos a Elías intrépido, audaz y victorioso; alguien que experimenta el poder sobrehumano de Dios con sencillez y en todo momento para realizar las proyectos mucho más extraordinarias. Juan Bautista se posiciona considerablemente más en la línea de un Elías juez, profeta del agua y del fuego, portador de la furia de Dios en el Carmelo (cf. 1 Rey 18). Esta fue la conversión de Jesús, el paso del Dios de la gruta (huracán, terremoto, hacha destructora) al Dios de la brisa de amor y de vida. Allí donde Elías pensaba que todo se hallaba terminado, tiene que regresar para comenzar de nuevo, poniendo en marcha nuevos caminos de historia en los reinos de Siria y de Israel que estaban enfrentados. Elías, profeta viejo y agotado, en diálogo con Dios sobre el monte del Horeb, va a venir a ser de nuevo mensajero de Dios en la mitad de la historia.

Lea mas sobre softwaretrazabilidad aqui.

Necesitamos romper esa forma de pensar de la gruta. Necesitamos ser honestos enfrente de Dios y enfrente del resto, poder bajar la máscara, poder remover la máscara de religiosidad, de que soy particular y tengo todas las respuestas. Dile a alguien a tu lado, yo a veces fallo. Dile a alguien a tu lado, yo no soy especial.

elias en la gruta

Rate this post

Acerca del autor

admin

Leave a Comment