Historias

Combatiendo entre fe y también incredulidad – La Roca Iglesia Cristiana

Por admin

Todos y cada uno de los hombres sostienen una lucha en su psique entre fe y también incredulidad. Cuando uno tiene fe, cree y tiene la convicción de que las cosas son posibles de conseguir, posibles de lograr y posibles de lograr. La fe debe lograr cualquier área de nuestra vida y cualquier situación en la que nos hallemos. En el instante en que crees que algo está perdido empiezas a darle paso a la incredulidad que es justamente lo opuesto a la fe. La carencia de fe reduce nuestras fuerzas, nos hace empalidecer y frena nuestro avance. La biblia nos habla de una mujer que decidió tener fe en un tiempo bastante difícil de su vida. Marcos cinco cuenta que a lo largo de doce años esta mujer padeció de hemorragias, había sufrido mucho a manos de muchos médicos y había gastado en ellos su fortuna sin lograr nada, sino más bien ir de mal a peor. Aquella mujer había oído charlar de Jesús y confundiéndose entre la gente, llegó hasta él y por detrás le tocó el mantón, diciéndose a sí. “Sólo con que toque su mantón, me curaré”. Y ciertamente, le desapareció inmediatamente la causa de sus hemorragias y sintió que había quedado curada de su enfermedad. Jesús se dio cuenta que poder había salido de él y estando en la mitad de tanta gente preguntó. ¿Quién ha tocado mi mantón? La mujer, con miedo pues sabía lo que le había pasado se postró a los pies de Jesús y le contó toda la verdad. Jesús le dijo: “Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, libre ya de tu enfermedad”. Te recomiendo que tomes la resolución en tu corazón de opinar en este día y no ser descreído pues Jesucristo puede mudar tus circunstancias en un momento si decides pensar en Él.

dos Dic 2017

Escrito por: Gema de las Heras

Todos los hombres sostienen una lucha en su psique entre fe y también incredulidad. Cuando uno tiene fe, cree y tiene la convicción de que las cosas son posibles de conseguir, posibles de lograr y posibles de lograr.

La fe debe lograr cualquier área de nuestra vida y cualquier situación en la que nos hallemos. En el instante en que consideras que algo está perdido empiezas a darle paso a la incredulidad que es justamente lo opuesto a la fe. La carencia de fe reduce nuestras fuerzas, nos hace empalidecer y frena nuestro avance.

La biblia nos habla de una mujer que decidió tener fe en un tiempo bastante difícil de su vida. Marcos 5 cuenta que a lo largo de doce años esta mujer padeció de hemorragias, había sufrido mucho a manos de muchos médicos y había gastado en ellos su fortuna sin lograr nada, sino más bien ir de mal a peor. Aquella mujer había oído charlar de Jesús y confundiéndose entre la gente, llegó hasta él y por detrás le tocó el mantón, diciéndose a sí. “Sólo con que toque su mantón, me curaré”. Y ciertamente, le desapareció inmediatamente la causa de sus hemorragias y sintió que había quedado curada de su enfermedad. Jesús se dio cuenta que poder había salido de él y estando en la mitad de tanta gente preguntó. ¿Quién ha tocado mi mantón? La mujer, con miedo pues sabía lo que le había pasado se postró a los pies de Jesús y le contó toda la verdad. Jesús le dijo: “Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, libre ya de tu enfermedad”.

Te invito a que tomes la resolución en tu corazón de pensar en este día y no ser descreído pues Jesucristo puede mudar tus circunstancias en un momento si decides opinar en Él.

Posts Recomendados

21 Nov 2017

Etiquetas: Amor, Dios, Fé

0 comentarios

1 Nov 2017

Etiquetas: Amor, Dios, Fé

0 comentarios

Acerca del autor

admin

Leave a Comment