Child_mary_pb_layout por publicaciones de Messenger

marialis cultus book

Por último, hay selecciones del vasto tesoro de escritos sobre la Virgen compuestos por autores de los primeros siglos cristianos, de la Edad Media y de la época moderna. La reforma de la liturgia romana santa rita supuso una cuidadosa restauración de su Calendario general. Este Calendario está organizado de tal manera que dé la debida importancia a la celebración en los días apropiados de la obra de salvación.

marialis cultus book

La conmemoración de la Santísima Virgen se produce a menudo en el Misal, el Leccionario y la Liturgia de las Horas, bisagras de la oración litúrgica del rito romano. En los otros libros litúrgicos revisados ​​también no faltan las expresiones de amor y veneración suplicante dirigidas a la Theotokos. La Iglesia reza fervientemente a María por sus hijos que han llegado a la hora de su muerte.

Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia

marialis cultus book

La incomparable estatura de María como figura a la que los fieles buscaban recurrir creció a través de la lenta acumulación de una compleja matriz que incluía especulación teológica, culto público y privado, narraciones legendarias, relatos de milagros, homilías e himnos, y cultura material. Expresadas a menudo en un lenguaje poético más que intelectual, la oración y la alabanza preceden y sustentan eficazmente la elucidación teológica del papel de María en la salvación. Durante todo el período patrístico, los homilistas se deleitaron al descubrir indicios de la maternidad virginal de María en las frases, imágenes, objetos, episodios y personajes de las escrituras hebreas. Un acervo cada vez mayor de imaginativas imágenes literarias y elaborada fraseología embelleció la liturgia. El más famoso de los primeros himnos a María, el Akathistos (atribuido a Romanos el Melodista, ca. 490-556) se dirige a ella con cientos de títulos que le dan un papel central en la historia de la humanidad.

Distribuye a lo largo del año todo el misterio de Cristo, desde la Encarnación hasta la espera de su regreso glorioso, y así permite de una manera más orgánica y unida incluir la conmemoración de la Madre de Cristo en el ciclo anual de la misterios de su Hijo. Mientras nos preparamos para discutir el lugar que ocupa la Santísima Virgen María en el culto cristiano, primero debemos dirigir san jose nuestra atención a la sagrada liturgia. Además de su rico contenido doctrinal, la liturgia tiene una eficacia pastoral incomparable y un valor ejemplar reconocido para las demás formas de culto. Nos hubiera gustado tener en cuenta las diversas liturgias de Oriente y Occidente, pero a los efectos de este documento nos detendremos casi exclusivamente en los libros del Rito Romano.

Exhortación apostólica Marialis Cultus de Su Santidad Pablo VI: Devoción a la Santísima Virgen María

  • En el misterio de la maternidad de María confiesan que ella es la Madre de la Cabeza y de los miembros, la santa Madre de Dios y, por tanto, la Madre providente de la Iglesia.
  • Así, por ejemplo, tenemos el tema de María y la Iglesia, que se ha insertado en los textos del Misal en una variedad de aspectos, variedad que coincide con las múltiples y variadas relaciones que existen entre la Madre de Cristo y la Iglesia.
  • También quisiéramos señalar que la liturgia de Adviento, al vincular la espera del Mesías y la espera del glorioso regreso de Cristo con la admirable conmemoración de su Madre, presenta un feliz equilibrio en la adoración.
  • Por ejemplo, en la celebración de la Inmaculada Concepción cuyos textos reconocen el comienzo de la Iglesia, Esposa inmaculada de Cristo.
  • En la Asunción reconocen el comienzo que ya se ha hecho y la imagen de lo que, para toda la Iglesia, aún debe realizarse.
  • Así los fieles, viviendo en la liturgia el espíritu del Adviento, pensando en el amor inexpresable con el que la Virgen Madre esperaba a su Hijo, están invitados a tomarla como modelo y prepararse para el encuentro con el Salvador que es venir.

El Concilio de Éfeso actuó como un acicate para la devoción a María en todo el Imperio Romano, inicialmente en Oriente pero extendiéndose a Occidente. La iglesia romana de Santa Maria Maggiore (fig. 13), una de las primeras iglesias dedicadas a María, fue construida por el Papa Sixto III sólo unos años después de la conclusión del concilio de Éfeso.

Somos muy conscientes de que el cambio de las condiciones de vida de hoy no facilitan las reuniones familiares y que, incluso cuando esa reunión es posible, muchas circunstancias hacen que sea difícil convertirla en una ocasión de oración. Pero es característico del cristiano en su forma de vida no ceder a las circunstancias, sino superarlas, no sucumbir sino esforzarse. Las familias que quieran vivir plenamente la vocación y la espiritualidad propias de la familia cristiana deben, por tanto, dedicar todas sus energías a superar las presiones que obstaculizan las reuniones familiares y la oración en común. El Concilio Vaticano II ha señalado cómo la familia, célula primaria y vital de la sociedad, “se muestra como el santuario doméstico de la Iglesia a través del afecto mutuo de sus miembros y la oración común que ofrecen a Dios”. Y a pesar de las condiciones cambiantes de los tiempos, para la mayoría de las personas permanecen inalteradas los periodos característicos del día -mañana, mediodía y tarde- que marcan los periodos de su actividad y constituyen una invitación a la pausa en la oración.

marialis cultus book

La Liturgia de las Horas, el libro revisado del Oficio, también contiene ejemplos destacados de devoción a la Madre del Señor. Estos se encuentran en los himnos, que incluyen varias obras maestras de la literatura universal, como la sublime oración de Dante a la Santísima Virgen, y en las antífonas que completan el Oficio diario. A estas invocaciones líricas se ha sumado la conocida oración Sub tuum praesidium, venerable por su antigüedad y admirable por su contenido. Otros ejemplos se encuentran en las oraciones de intercesión en Laudes y Vísperas, oraciones que expresan con frecuencia el recurso confiado a la Madre de misericordia.

De hecho, de acuerdo con las normas prácticas dictadas por el Concilio Vaticano II, solo este Rito ha sido objeto de una profunda renovación. Esto es cierto también en lo que respecta a las expresiones de veneración a María. Venerables hermanos, al concluir esta Exhortación Apostólica queremos resumir y subrayar el valor teológico de la devoción a la Santísima Virgen y recordar brevemente su eficacia pastoral para renovar el modo de vida cristiano. san pancracio Pero no hay duda de que, después de la celebración de la Liturgia de las Horas, punto culminante al que puede llegar la oración familiar, el Rosario debe considerarse como una de las mejores y más eficaces oraciones en común a las que está invitada la familia cristiana. Nos gusta pensar, y esperamos sinceramente, que cuando la reunión familiar se convierte en un momento de oración, el Rosario es una forma frecuente y preferida de rezar.

Acerca del autor

admin

Leave a Comment